Conservantes en los alimentos ¿Pueden producirnos cáncer?

Conservantes en los alimentos ¿Pueden producirnos cáncer?

Hoy, desde Ambidiosidad, te hablaremos de los conservantes y de si estas sustancias pueden ser nocivas para nuestra salud, incluso llegando a producirnos el temido cáncer, una de las peores enfermedades del siglo XXI.

¿Qué son los conservantes?

Los conservantes, son sustancias naturales o artificiales que se añaden a los alimentos para conservarlos (como bien su nombre indica). Su objetivo es evitar que se desarrollen microorganismo (hongos, mohos…), que se pierda calidad del producto con el paso del tiempo, sabor, aroma… en definitiva, para evitar que los alimentos se estropeen tan rápido y sean mas apetecibles para el consumidor. Los conservantes forman parte de la lista de los aditivos.

¿Por qué la industria de la alimentación utiliza conservantes para los alimentos?

Por dinero (evitan tener que tirar sus productos y además mejoran el sabor, olor y color de alimentos) y por seguridad (evitan el desarrollo de bacterias y microorganismos como el Clostridium botulinum).

Los alimentos pasan por varias fases antes de que los consumamos. Por ejemplo, la fruta que no es de temporada se exporta de otros países y hasta que llega al nuestro pueden pasar varias semanas, si no se utilizaran conservantes, sería imposible para una empresa vender este tipo de productos desde otros países ya que se deteriorarían por el camino o supondría un riesgo económico muy grande. Es por esto que intenten conservar este tipo de alimentos añadiendo este tipo de sustancias.

Aunque hemos dado el ejemplo de la fruta (ojo: fruta que no es de temporada), podemos aplicarlo a otros muchos alimentos. Si las empresas no utilizaran conservantes, muchos de sus productos se deteriorarían rápido y tendrían que quitarlos del mercado generando millones de euros de pérdidas en el sector. Además, podrían desarrollarse microorganismos muy perjudiciales y dañinos para nuestra salud. El ejemplo típico son los productos con nata, pues pueden provocarte la llamada salmonella si no están correctamente conservados.

¿Pueden los conservantes llegar a producirnos cáncer?

Entre los conservantes más polémicos destacan los nitritos y nitratos, ya que en alimentos sometidos al asado se pueden formar unos compuestos cancerígenos denominados “nitrosaminas”. Otros conservantes pueden producir alergias u otro tipo de enfermedades.

Desde Ambidiosidad, hemos realizado una lista de los conservantes más peligrosos para la salud humana.

Los conservantes más peligrosos para la salud humana

Nitritos y Nitratos

Están muy presentes en los embutidos.

  • Cuando los ingerimos, los nitritos se unen a la hemoglobina de la sangre y forman la metahemoglobina, una sustancia que a evita que la hemoglobina transporte correctamente oxígeno a los tejidos. Esta sustancia es aún más peligrosa en niños ya que tienen menor cantidad de hemoglobina que los adultos.
  • Los nitritos pueden provocar la nitrosamina, la cual si es un agente canceroso. Están presentes en el tabaco, el humo del tabaco, cerveza, alimentos fritos, productos cárnicos e incluso en el pescado, siempre y cuando estos productos tengan conservantes como los nitritos.

La nitrosamina se produce debido a una reacción entre una amina secundaria y nitritios en un medio muy ácido. Las proteínas contienen aminas secundarias, si ingerimos embutidos con nitritos tendríamos esa reacción entre aminas secundarias y nitritos en un medio muy ácido que sería nuestro proceso de digestión en el estómago por lo que desarrollaríamos la nitrosamina, causante de cáncer de colon. Algunas empresas añaden ácido ascórbico en productos cárnicos con nitritos para evitar la formación de la nitrosamina.

Los nitratos pueden llegar a transformarse en nitritos, ya que, con el paso del tiempo, las bacterias propias presentes en los alimentos van transformando los nitratos en nitritos.

¿Cuáles son los nitritos y nitratos presentes en las etiquetas?

Nitritos:

  • Nitrito de potasio (E 249)
  • Nitrito de sodio (E 250)

Nitratos:

  • Nitrato de potasio (E 251)
  • Nitrato de sodio (E 252)

Conservantes procedentes del petróleo

  • Bifenilo (E 230), Ortofenilfenol (E 231), Ortofenilfenol de sodio (E 232)

Estos conservantes se obtienen mediante la destilación del petróleo crudo, gas natural o alquitrán de hulla.

Se usan como pesticidas (evitar la aparición de hongos o moho) en las frutas como limones, manzanas, peras… Por lo que no se deben consumir la piel de las frutas que contengan estos conservantes puesto que, aunque laves la fruta, estas sustancias seguirás presentes en el alimento.

En dosis bajas pueden provocar náuseas o vómitos, alergias e irritación de ojos.

  • Butilhidroxianisol, BHA (E 320)

No se degrada con el calor, por lo que podemos encontrarlo en alimentos fritos u horneados, mantequillas, aceites, lácteos, mayonesas…

En dosis altas puede provocar asma, insomnio, colesterol, afectar al metabolismo del hígado e hiperactividad.

En estudios realizados con animales de laboratorio se encontraron altas evidencias de desarrollo de enfermedades como el cáncer.

Conservantes derivados del amoníaco

  • Hexametilentetramina, HMTA (E 239)

Se obtiene mediante la síntesis del amoníaco y formaldehído (E 240).

Se utiliza para evitar la aparición de bacterias.

En alimentación aparece en las cortezas de los quesos, caviar, mejillones…

En dosis bajas puede provocar daños urinarios, gástricos y alergias.

En estudios realizados con animales de laboratorio las dosis lastas provocaron alteraciones genéticas.

  • Formaldehído (E 240), también conocido como formol.

Se obtiene mediante la oxidación catalítica de alcohol metílico.

En alimentación aparece en fideos, cerveza, productos de pollo, pescado salado, tabaco…

En dosis bajas puede provocar cáncer y alergias.

Otros conservantes prejudiciales para la salud

  • Ácido bórico (E 284)

Se obtiene mediante la reacción de Bórax y el Ácido clorhídrico.

Se utiliza para evitar la aparición de bacterias.

Aparece en latas y conservas.

En dosis bajas puede provocar cáncer de hígado y la síntesis de glutamina en el cerebro afectando al sistema nervioso.

Otros factores a tener en cuenta

Estos son sólo conservantes, en los alimentos hay otras sustancias tóxicas catalogadas también como aditivos en las que se engloban los colorantes, antioxidantes, emulgentes, reguladores de la acidez, potenciadores del sabor y agentes de cobertura.

Es por ello que tenemos que estar informados y ser conscientes de estos peligros para que podamos aprender a leer las etiquetas. Ambidiosidad te ayuda a darte algunas de las claves para ello.

Recordemos que muchos de los conservantes aquí citados son legales en España y podemos encontrarlos en alimentos que consumimos en nuestro día a día, por lo que cambiar esos hábitos alimenticios puede ayudarnos a estar más vitales y evitar enfermedades.

¿Quieres que hablemos de algo en concreto? Mándanos tu propuesta a nuestro correo electrónico ambidiosidad@gmail.com.

Otros artículos de Ambidiosidad:

Fibra, nuestro aliado para adelgazar

Cómo ahorrar dinero

Consigue dormirte en pocos segundos

[kkstarratings]

Share
Los comentarios de Disqus están cargando....

Comments are closed.